¿Compañia o Mutua?


A la hora de comparar entre las diferentes compañías de seguros de coches que conforman el mercado en el Estado español, es importante conocer qué clases de aseguradoras existen y qué características tiene cada una. Cualquier esfuerzo en informarse es poco con tal de poder ahorrar y de ponerse en carretera con la mayor seguridad y con las mejores prestaciones.

Entre las compañías de seguros más clásicas, conocidas o tradicionales encontramos nombre como Axa Seguros o Mapfre, que desarrollan su idea de servicio en aportar al usuario un trato personal cuidado. Estas aseguradoras disponen de extensas redes de agentes y corredurías de seguros, algo más típico en este mundo concreto de servicios. La experiencia de estas marcas y la contrastada y dilatada trayectoria en todo lo que tiene que ver con siniestros son algunos de los avales con los que cuentan. Además, poder acercarte a las oficinas físicas de las que disponen es algo que siempre ayuda, ya que hablar el incordio que nos afecta cara a cara siempre se agradece y nos proporciona mayor grado de confianza.

Otra vía a la que aferrarse es la de las mutuas. Este es el caso, por ejemplo, de Mutua Madrileña, la de mayor envergadura y notoriedad de todo el país. Como principal característica de las mutuas encontramos su vocación de revertir los beneficios en reducir los precios y ofrecer servicios óptimos a quienes contratan la mutua. El descarnado ánimo de lucro de otras aseguradoras desaparece al enfrentarnos a las mutuas. Es una ventaja.

En lo que se refiere a las aseguradoras que abogan por la venta directa, éstas se diferencian por mantener un contacto directo con el cliente a través de la línea telefónica. De esta manera es posible ahorrar en todo lo referente a oficinas de representación y a gastos de intermediarios y mediadores. En este sector de aseguradoras encontramos marcas tan conspicuas como Línea Directa -fue la encargada de abrir camino en el sector- o Direct Seguros.