Seguros de coche personalizados según el estilo de conducción


La tecnología llegó a nuestras vidas y lo hizo para generar cambios. Queremos creer que estos serán positivos y que nos facilitaran las cosas.

El mundo del seguro no escapa a esta realidad y desde hace ya algún tiempo han incorporado algunas novedades especialmente en lo relativo al seguro de los coches.  Una de las que ha generado mayor controversia es la denominada paga según conduces o ‘Pay As You Drive’ como se le conoce en inglés.

La idea parece simple y además conveniente pues según las aseguradoras lo que se desea es ofrecer un producto personalizado, acorde con las características de conducción del cliente;  llegando inclusive a ofrecerle no solamente mejores primas para el seguro de sus coches, sino también bonificaciones por su manera de conducir.

Hasta aquí vamos bien, pues tal como opinó Julia, una trabajadora de la empresa de desatascos, ¿porque pagar igual que otros si yo estoy siempre pendiente de las normas y de cumplir con todas las reglamentaciones?

Pero cómo funcionaría esto? Como las compañías aseguradoras podrán saber cómo has conducido el coche y premiarte por hacerlo bien?. En España ya hay dos iniciativas en esta dirección y lo que han hecho es instalar un dispositivo electrónico en los coches de los asegurados, que recoge toda la información sobre los trayectos, las horas del día en que ocurren, el tipo de vía, las aceleraciones y frenazos, para con base en la información recogida estimar el precio del seguro o el sistema de recompensas aplicable.

Con estos datos la compañía puede ajustar las tarifas al momento de la renovación o ir ajustando mensualmente las cuotas, en tanto que el conductor al tener acceso a la información recogida podrá saber por dónde anduvo su vehículo y revisar en que forma fue conducido. Datos  especialmente útiles  para aquellos coches que tiene un segundo conductor, pero también para los que muestran interés en mejorar su forma de conducir.

Lo que ha generado las diferencias de opinión y quizás es el motivo por el que a pesar de haber sido implantadas desde el año 2013 aun hoy en día no son la opción preferida por la mayoría de los asegurados, es el uso que se hace de la información recogida, hasta donde es posible mantener la privacidad de los datos de los asegurados.

Aunque las compañías aseguran que los datos no serán utilizados sino únicamente para los fines de personalizar la oferta de sus productos, mejorar los precios o inclusive ayudar a las autoridades viales al informarles sobre  los lugares donde observen un mayor problema en la conducción, a los fines de incluir alguna  modificación vial para mejorarla, hay personas que no se encuentran a gusto al pensar que están siendo observados en sus hábitos y costumbres.

Seguramente tan solo será cuestión de darle un poco más de tiempo a productos de este tipo, pues al final el internet de las cosas generará cada día más cambios en lo anónimo que pueda ser nuestro estilo de vida. Tal vez tan sólo se requiera acostumbrarnos a la idea que en los tiempos actuales nunca estamos tan solos como nos pueda parecer.