¿Sustituyen los seguros médicos a la sanidad pública española?


Vivimos en  un país donde tenemos el placer de disfrutar de un sistema  nacional de salud privilegiado. Aun habiendo intentado eliminar el estado del bienestar del que debemos estar muy orgullosos, hablando en materia sanitaria no tenemos competencia. Nuestro sistema de salud es uno de los mejores del mundo, con técnicas pioneras, sistemas efectivos y resultados muy eficaces.

Somos el número uno en trasplantes y donaciones y la tasa de alcance en la población es de las mayores a nivel mundial, ante estos satisfactorios datos y estas grandes ventajas ¿Por qué hay gente que opta por un seguro privado de salud? Nuestro sistema de salud es como hemos comentado muy eficiente, pero tiene una gran desventaja…. es un sistema lento. Hay un porcentaje de la sociedad que ha optado, por además de pagar impuestos que sostienen el sistema, un seguro sanitario para optar a la sanidad privada. Existen dos puntos de vista al respecto.

Esta actitud puede ser positiva en principio, pues alivia el sistema de salud y lo libera de la alta carga que posee, pero no podemos comparar todas las prestaciones que nos oferta el sistema público con el producto privado. Los seguros de salud no cubren la totalidad de las necesidades del cliente, no tienen la misma capacidad que el sistema nacional, que nos ofrece combatir contra toda enfermedad de manera gratuita y global.  No es mala idea consumir el producto del seguro de salud, pero como complemento, no como única solución. Debemos creer en el sistema, y colaborar con el no abusando del mismo y usándolo con conciencia. Pero si queremos complementar estos servicios con el producto privado debemos hacerlo con cautela y prudencia.